Instalaciones de agua potable en hospitales: altas exigencias de higiene

El equipamiento técnico de un hospital es muy exigente, especialmente en lo que respecta a la higiene. Por ello, las instalaciones utilizadas para el agua potable deben ser ideales. Con nuestros sistemas de tuberías, esto se puede conseguir fácilmente.

Factores que afectan al agua potable

Para garantizar que el agua salga limpia del grifo y sin causar problemas de salud, hay que tener en cuenta una serie de condiciones básicas en el diseño: Además de la temperatura, la contaminación de los componentes antes y durante el montaje y el tipo de instalación, los materiales utilizados también influyen en la calidad del agua. Por eso, por ejemplo, la Directiva de la UE limita la entrada de plomo a 0,01 mg/l. En proyectos exigentes como los hospitales, los proyectistas, instaladores y usuarios tienen la responsabilidad de minimizar el riesgo para la salud de los pacientes y el personal. Esto puede lograrse, en particular, mediante la planificación de la construcción y la selección de productos con visión de futuro. En la actualidad existen en el mercado sistemas de tuberías que no liberan contaminantes de plomo en el agua potable.

Instalación limpia y sin plomo

Ofrecemos tuberías y accesorios de cobre, acero inoxidable y bronce al silicio, que permiten una instalación absolutamente libre de plomo. Los tubos de acero inoxidable de la serie NiroSan se fabrican con el material 1.4404, con un mínimo contenido de carbono y con un contenido de molibdeno especialmente alto, de al menos un 2,3%, lo que les confiere una excelente protección contra la corrosión. Para garantizar una alta calidad constante del material, los tubos se fabrican en nuestra propia fábrica de Berlín. Además, hasta la fecha somos el único fabricante que produce todos los accesorios de prensado, de transición y roscados del sistema en bronce al silicio CuSi sin plomo (tradicionalmente se utilizaba el latón), una aleación de cobre especialmente dura y densa. Los accesorios de bronce al silicio son muy adecuados para las instalaciones de agua potable por sus propiedades higiénicas y anticorrosivas.

Incluso después de la producción, las partes en contacto con el agua se protegen cuidadosamente. Los tubos de acero inoxidable están provistos de tapones y los accesorios se embalan higiénicamente en bolsas protectoras. Los tapones sólo pueden retirarse inmediatamente antes de la instalación y deben volver a colocarse si ésta permanece abierta durante algún tiempo. Asimismo, los accesorios sólo se sacan de las bolsas protectoras directamente antes de su instalación. El instalador comprueba la limpieza de todos los componentes antes del montaje. En caso de interrupción del montaje, los extremos de los tubos abiertos deben cerrarse de forma segura. Este cuidado garantiza que penetren en la instalación la menor cantidad posible de partículas de suciedad y humedad. Las primeras podrían constituir un caldo de cultivo para los microorganismos, mientras que la humedad, en combinación con el oxígeno, puede provocar la corrosión de los metales comunes.

Productos bien diseñados

Una ventaja especial para el instalador es la función "multimordaza": nuestros accesorios se pueden prensar hasta 54 mm inclusive con todos los perfiles de prensado originales. Además, nuestra gama de productos incluye todas las técnicas y materiales de conexión habituales. Aquí respondemos a los deseos de los ingenieros de obra que, por regla general, crean instalaciones mixtas por motivos económicos. Se trata, por ejemplo, de tuberías rígidas para las instalaciones verticales y horizontales en combinación con tuberías flexibles, de tipo multicapa y PEX. Además, están las nuevas y más limpias técnicas de instalación que contribuyen a salvaguardar la higiene del agua potable, como las instalaciones en bucle y en anillo. Éstas permiten diámetros de tubería más pequeños y evitan el estancamiento en todas y cada una de las secciones de la red de tuberías.

Véase también SANHA Hospitales.